Alita: Battle Angel

De los creadores de Piranha 2 y Spy Kids 3, llega una película que lo tiene todo. Y cuando digo todo les juro que es todo, cabros. Desde ciborgs adolescentes amnésicos guerreros de tecnología extraterrestre, hasta figuras paternas en la forma de genios científicos cazarrecompensas asesino de ciborgs interpretadas por Hans Landa. Y aunque yo sé que están ocupados viendo películas de fantasía y efectos visuales como Ant-Man o Venom, porfa escúchenme: Esta es de las buenas.

Lo primero que hay que decir es que esta es una adaptación de unos monitos chinos, y que tiene mucho de eso, y es la gracia. No sé ustedes pero yo por ejemplo me acuerdo de esos monitos chinos del niñito que era robot, porque su papá era un científico creador de robots que había perdido a su hijo. Y aunque tenía cualesquier drama, también tenía peleas filete en que el susodicho niño robot se enfrentaba a robots malos de diversa naturaleza, frecuentemente de gran tamaño y siempre increíblemente pulentos. Nunca pensé que vería eso en el cine con actores de carne y hueso, pero eso es exactamente lo que es Alita. Bueno no exactamente, Alita es un personaje digital, y diría que gran parte de los demás robots también, pero ustedes saben a qué me refiero. Son monos realistas, digo, que interactúan con seres humanos reales. Se supone que son reales, eso quiero decir. Ya pos, entiendan, que son cabeza dura.

Wow

La película se trata de un señor Hans Landa que se encuentra la cabeza de Alita en un basural. Es en el futuro, claro, y la sociedad está dividida entre los cuicos apestosos que viven en el barrio alto, y los demás, el pueblo. Literal barrio alto, porque es como un ovni que flota sobre la ciudad, o sea, barrio alto de verdad, no porque queda al final de la micro. Bueno Hans Landa es un doctor que ayuda a los pobres poniéndoles prótesis de robot, así que anda buscando partes y se encuentra la cabeza. Le pasa una pistola de rayos X y se da cuenta de que está viva, así que se la lleva a la casa, le pone cuerpo, y sorpresa Alita tiene amnesia y no se acuerda de nada. Se supone que hace 300 años hubo una gran batalla misteriosa de la que poco se sabe, y de ahí se deduce que Alita en verdad ha estado apagada durante tres siglos, ahí tenís amnesia pos, toma Jason Bourne.

Pero como esta película quiere tenerlo todo, el Hans Landa en realidad es un cazarrecompensas que por las noches sale a PELEAR CONTRA ROBOTS MALOS CON UNA PICOTA GIGANTE CON COHETES PARA PEGAR MEJORES PUNTAZOS, y hasta usa un abrigo largo y sombrero en la más Vampire Hunter D, y quién es uno para negarse a disfrutar las cosas simples de la vida. Bueno después pasan un montón de cosas, mientras Alita va reconstruyendo su pasado, haciendo investigación y teniendo flashpacks en momentos inoportunos. También se enamora de Twilight 3000, y no me pregunten cómo termina metida en un torneo de Motor Massacre Whatever, un deporte peligroso futurista que es como un roller-derby Speed-Racer Mario- Kart, pero con ciborgs enchulados brígidos como de Inteligencia Artificial pero reggetoneros. Cómo no están comprando entradas para ir a verla ahora mismo, es un enigma para mí.

Bueno hay que decir también que a esta película se le nota James Cameron, y tiene un par de momentos que son dignos de las mejores heroínas del compadre, y vaya que tiene varias donde escoger. En serio, esta película tiene un momento de heroísmo que me hizo saltar del asiento y hacerle barra a un personaje en pantalla como no hacía en mucho tiempo. Lo único malo es que creo que los mejores momentos ocurren como a la mitad de la película, y nunca vuelve a alcanzar esos niveles de gloria. Ese es uno de sus defectos además, es una película muy preocupada de sus futuras secuelas, mucha presentación de personaje que da lo mismo. O sea, la historia ya se trata de una guerrera ciborg amnésica que hace deporte de gladiador futurista, ya nos tienes película, voh dale padelante no más.

Pero debo decir que lo pasé increíble. Es una película muy al cerdo, con momentos de genuina sorpresa (Jennifer Connelly pero cómo), y donde hay bastante violencia generalizada. Despedazan a muchos personajes, y vuelan cabezas como si nada. Claro, como son robots, la película se sale con la suya, pero hay desmembramientos y muertes como hace tiempo no se veían en una película de este tipo. Yo sé que la sangre es azul y que es pura tecnología, pero ver cómo a uno le cortan la cara y lo dejan con el cráneo expuesto, igual es foerte. Y por foerte quiero decir la zorra hermano, vine buscando cobre y encontré oro.

Yo sé que hay mucha gente que va a decir que el concepto es idiota, o que todo le parece demasiado fantasioso e infantil. Pero esa gente habría dicho lo mismo de los monitos chinos así que qué importa, ¿una guerrera luchando cuerpo a cuerpo contra robots gigates asesinos? Ridículo. Pero estos compadres fueron e hicieron exactamente eso. ¡Hasta le dieron ojitos de animé hiperrealistas a la protagonista! Podrían haberse ahorrado mucho dinero contratando a María de Medeiros para que hiciera de Alita pero supongo que está muy pasadita en años, y Anya Taylor-Joy estaba ocupada. De todas formas lo hicieron animando los pixeles mágicos encima de la actuación de una comadre, y lo que se ve es el Gollum con la actuación de ella, se entiende. Pero bueno es un efecto visual, pero a uno se le olvida. O no se le olvida, imposible, si esos ojos son una abominación, pero a uno deja de importarle, eso. De verdad la película tiene momentos alucinantes, así que bien a los que trabajaron, se ganaron esa operación de túnel carpiano.

Filete el droide. Y este es uno que sale dos minutos no más.

A mí lo que menos me gustó fue la historia. De verdad se siente un despelote más o menos, como si no se hubieran decidido nunca qué historia contar y al final dijeron “ya filo” y las contaron todas. Pero Alita nos importa, es buena y tiene una mente adolescente, entonces se enamora de Twilight 3000 y está dispuesta a hacer cualquier cosa por él y le entrega su corazón. Y después de eso hay un enfrentamiento contra otros cazarrecompensas y sale uno que tiene unos perros robots asesinos, y cómo diantres no se queda en la película más tiempo. Pero también está trama sobre el pasado de Alita, y el pasado de Jennifer Connelly, y un malo invisible que da lo mismo, y qué me importa a mí esa ciudad paradisíaca, ya vi Elysium, hermano.  Pero todo eso me dio un poco lo mismo, siéndoles honestos. Ojalá hubieran pulido esas cosas, y no se hubieran preocupado tanto de la eventual secuela, pero los momentos me hicieron la película. Ojalá la vean, en la pantalla más grande que encuentren (la vi en IMAX 3D y lo recomiendo completamente). De verdad quiero spoilear ese momento para comentarlo, pero aguantaré, como buen ángel de batalla.