The Prodigy (Maligno)

Una crítica a la última película de niño malévolo en estrenarse… y un repaso de las que son realmente buenas (whoops).

Siempre lo he dicho: vivan las películas de cabros chicos malignos. Cuando uno es cabro chico siempre le tiene miedo a todo, porque no sabe nada del mundo. La oscuridad puede ser refugio de todo tipo de espectros (que se van cuando se enciende la luz y/o hay un adulto presente), los ruidos raros siempre tienen una explicación sobrenatural (es la señora sin cabeza que anda dando tumbos porque no puede ver porque no tiene cabeza), y los zombis pueden salir de cualquier parte ejemplo una caja de zapatos. Esta vulnerabilidad a lo terroroso hace que muchísimas películas sean protagonizadas por niños, donde los niños son los que se mueren de susto: Sexto Sentido, Poltergeist, No le temas a la oscuridad, Viernes 13 parte IV, El Resplandor, It, The Visit, Signs, y un largo

Pero también está el lado opuesto. Porque además de estar abiertos a los sobrenatural y ser muy vulnerables, los niños también son terroríficos, inescrutables e impredecibles, y el recuerdo de nuestra propia obsolescencia. Como adultos no entendemos a los niños, no sabemos qué música les gusta, y tienen mucho poder sobre el mundo adulto. Por ejemplo si un adulto le pega una patada a un cabro chico que está molestando en el McDonald’s el malo es uno y nadie pregunta si el sticker en los tobillos fue con o sin consentimiento, y a mí ni siquiera me gusta Paw Patrol. Lo que estoy tratando de decir, es que el cabro chico villano es un excelente recurso que pueden explotar muy bien las películas de terror.

Y lo han hecho eh (ver el anexo al final). Lamentablemente, este no es el caso. Esta película se trata de la comadre de Orange in the new color que quiere puro tener hijos hasta que consigue quedar embarazada. Con tanta mala suerte que da a luz justo cuando un asesino en serie está siendo acribillado por los carabineros. Como se sabe que el momento del parto es cuando los humanos obtienen su alma, el espíritu del asesino en serie se mete de colado justo cuando el doctor corta el cordón umbilical y TATE. Ahora la pobre tiene que criar un hijo con espíritu de asesino adentro. Ni toda su experiencia canera puede ayudarla con esto ¿o sí?

Al principio da lo mismo porque es una guagua y no puede ni vestirse solo el asesino. Tiene que aprender todo de nuevo, desde leer y escribir hasta cosas más útiles para los asesinos como el dominio de su centro de motricidad fina. Pero como buen repitente que ya se sabe los ramos, aprende a escribir más rápido, y ya se sabe las figuras geométricas, habla por primera vez cuando tiene como seis meses. Habría sido entretenido ver a una guagua en la más bebé Herman de Roger Rabbit, fumando puros y pegándole palmadas a la mamá, pero esta es una película de oportunidades desperdiciadas. El niño crece como “genio” hasta que tiene edad suficiente para ser encarnado por un niño que sepa actuar, y ahí sí que se pone malo, violento y brígido. El niño es el mismo que hacía de Georgie en It, y acá paradójicamente encarna a un asesino que les corta una mano a sus víctimas, por lo que podemos decir que por fin se hizo justicia.

Por lo menos esta vez soy yo el que anda cortando manos whoops

Bueno un día la mamá lleva al cabro chico a una psicóloga que la deriva automáticamente a un doctor experto en reencarnación que en la primera consulta le explica que el hijo está compartiendo cuerpo con un hombre peligroso que habla húngaro, etc. Ahí uno se da cuenta que está viendo película de país desarrollado, porque la comadre no tiene que comprar diecisiete bonos ni ver cuatro doctores antes de saber qué tiene el cabro chico, pero bueno así es el primer mundo, eficaz. Después viene la típica secuencia en que el papá del péndex no cree nada de lo que le dice la esposa (siempre el marido es el último en creer que algo sobrenatural está pasando), y pronto la comadre con su sabiduría canera se da cuenta de que lo que quiere el cabro chico con alma de asesino es matar a la última víctima que se le escapó, aunque era una comadre random, los asesinos no olvidan, ni siquiera después de haber muerto/renacido/pasado ocho años.

No quiero seguir contándoles la película, pero solo les voy a resumir que cada vez que podría girar e irse por un camino interesante, los peliculastas decidieron que no para qué, mejor hagamos lo obvio y sin sorpresas, y lo que solo va a impresionar a personas que han vivido en un bunker toda su vida, y por lo tanto no han visto jamás una película de terror. Hay dos momentos buenos, lo confieso, uno de los cuales hasta que me sorprendió a mí, pero da tan lo mismo el resto de la historia, que a lo más busquen un .gif de esos sustos en un tiempo más y ahórrense andar pasando rabias. Las actuaciones son buenas, pero nada del otro mundo, y lo que sí tengo que decir es que Georgie no actúa bien ni mal, actúa MUCHO. Ceño fruncido, cara de malo, el mismo condoro que se vienen mandando desde el remake de La Profecía.

Algo me dice que ese niño bueno bueno no es.

¿Cómo no se van a dar cuenta de que es mucho mejor un cabro chico maligno que es adorable y se comporta como un niño? Imagínense esto, un niñito adorable, rechoncho, que te sonríe todo tierno, te acercas y tiene un perro muerto con las vísceras expuestas encima de su mesita. ¡Ándate cabrito! Pero no pos, si el cabro chico está ahí poniendo cara de malo, y pintándose una calavera en la cara y mirando todo con la pera en el pecho, lo sorprendente sería que estuviera haciendo un regalo con un rollo de papel confort, algodón y témpera para el día del padre. Considerando lo mal padre que es el suyo, eso sería realmente espeluznante. También es de esas películas en que los personajes hacen cosas tontas solo para hacer avanzar la trama: Especialistas en reencarnación que tienen un caso excepcional frente a ellos y deciden hacer una sesión de hipnosis regresiva SIN DOCUMENTAR LA SESIÓN DE NINGUNA MANERA (haciendo al especialista susceptible al chantaje del péndex), papás que deciden informar al hijo que será internado en una clínica siquiátrica con mucha anticipación (para darle tiempo al péndex de reaccionar y matarlo), mamás que transparentan su plan maestro dejando muy visible los libros y documentos que el péndex tenía escondida en una caja (en la cárcel eran más secas para esconder cosas), y así.

En resumen, no vean The Prodigy y vean cualquiera de las películas que listaré a continuación, gracias.

ANEXO: PELÍCULAS DE PÉNDEX MALIGNOS QUE SON REALMENTE BUENAS (ORDENADAS SIN CRITERIO ALGUNO)

Village of the Damned

VUn día todo un pueblo se desmaya sin explicación. Cuando despiertan, todas las mujeres en edad fértil están embarazadas. Nueve meses después nacen puros cabros chicos rubios que andan en patota y parecen familia de La novicia rebelde y/o Zapallar. Tienen poderes mentales además, y por culpa de esta película hasta el día de hoy me dan ataques de pánico cuando voy a La Dehesa. 

¿Quién puede matar a un niño?

Esta es una película que toma el camino correcto de mostrar a los niños malignos como niños comunes y corrientes que incluso llegan a ser adorables. Pero claro, un día se volvieron todos locos y mataron a todos los adultos en la isla, y ahí es cuando llega una pareja de turistas a pasarlo bien. Esta película es una joya, y si les gustan las películas de niños malignos deberían correr a verla.

Orphan

Creo que dado el giro final, esta no es técnicamente una película de niño maligno (spoiler: es una enana lituana de treinta años que parece niñita pero no lo es, y va por la vida siendo adoptada y matando a sus familias adoptivas completas), pero la villana es tan buena y hace cosas tan perversas aprovechando su “fachada”, que merece estar en cualquier lista de niños malignos de la historia. La cabra chica actúa tan bien, que cuando la vi pensé que tendría una gran carrera, pero hasta ahora no ha pasado. Vamos huérfana, confiamos en ti.

We need to talk about Kevin

Si creen que esta no es una película de terror, están muy equivocados. Se trata de una mujer (Tilda Swinton) que tiene un hijo que nunca quiso. Y eso es todo. Desde el principio, su no-amor por el hijo condena al compadre a transformarse en (creo que bastante literalmente) un ángel de la muerte. Brígida (hicimos un podcast sobre esta película y lo pueden escuchar AQUÍ)L

The Omen

Un conjuro satánico que impregna el alma y te persigue. Y no, no estoy hablando de la película, estoy hablando de su banda sonora. La verdad es que la película nunca me ha gustado así tantísimo que digamos. Es básicamente una historia donde todos los que descubren que el péndex es el Andy Cristo, mueren de maneras elaboradas. Dicho aquello, hay demasiadas cosas buenas (¡esa decapitación!) y, como dije, la banda sonora le da absolutamente todo el aire satánico que la película necesita. Ah y aprendan del director Richard Donner, que sabía que la manera más satánica de presentar al Andy Cristo era con un niñito adorable y rechoncho de mirada inocente. Los del remake decidieron que el Andy Cristo debiera verse así:

Qué mirai la cara de mono que te gastai mírate al espejo y después hablai y si lo quebrai voh lo pagai
Ils

Creo que poner esta película francesa en esta breve lista es un spoiler, pero filo. Se trata de una pareja que es acosada durante toda la película por unos criminales que nunca vemos. Se les meten a la casa, los aterrorizan, torturan sicológicamente, etc. En los últimos minutos de película y después de haberlos matado a todos, descubrimos que los criminales en realidad eran unos cabros muy chicos, que lo hicieron para entretenerse. Ah, de pronto no es tan malo pasarles los celulares a los cabros chicos para que jueguen, ¿o no? Buena la película, la recomiendo.

The Good Son

No sé si se acuerdan pero alguna vez Frodo peleó contra Kevin McCallister por el afecto de una mujer (que era mamá biológica de solo uno de ellos). Esta es la típica película ochentera en que el peor villano está metido en tu propia casa, engañando a todo el mundo menos a ti. En resumen, igual a cuando íbamos a la playa con mi Primo Feto y todas las señoras derretidas por él comprándole helados sin saber que era el mismísimo demonio engendro de Satán príncipe del Averno. Bueno este Kevin McCallister es así de malo, y como no tiene ladrones sobre los cuales ejercer su violencia demoníaca, la agarra contra su pobre primo Frodo Baggins que se quedó huérfano porque hubo un incendio en la Comarca. Al final están los dos cabros chicos colgando de un acantilado y la mamá puede salvar solo a uno de los dos y, entendiendo que su hijo es un pésimo, salva a Frodo. Con razón después Kevin se hizo drogadicto si no lo quería ni la mamá, spoiler.

The Children

Esta sí que es joya, y lamentablemente no la conoce nadie. Pero es filete, y podría ser perfectamente una secuela en espíritu de la española que ya les dije ¿Quién puede matar a un niño? Porque un día de la nada los péndex se ponen asesinos, y los adultos a su alrededor se ven enfrentados a ese hermoso dilema que todos hemos enfrentado alguna vez: “Lo amo y debo protegerlo, ¿qué hago si el infeliz agarra un cuchillo y empieza a apuñalar a todo el mundo?” No es tan encantadora como la otra (que transcurre en verano, esta en invierno y con nieve), pero es un programa doble perfecto para ver con los regalones de la casa.

Pet Sematary

Y bueno cómo no terminar con una de las grandes. La gracia aquí es que el péndex es una guagua de tres años (¿o menos?) que el papá termina sepultando en un cementerio indio con el fin de resucitarlo. Con tanta mala suerte que resucita, pero malo, demente y asesino. Y por algún milagro de Dios (o del otro), la directora Mary Lambert consiguió hacer que una guagua actuara mejor que muchos adultos que conozco, que ganan millones y que son famosos. No voy a dar nombres. Lo que sí les voy a dar es esta recomendación para que vean este clásico inmortal antes de ver el remake, que justamente cambió la edad del personaje resucitado a un niño más grande, porque incluso Hollywood sabe que esa actuación es cosa del diablo. Aquí les dejo una columna en que explico por qué Pet Sematary es para mí la Mejor Adaptación de Stephen King jamás hecha ¡LONK!